dimarts, 12 d’octubre de 2010

El POUM en la Revolució Espanyola. Reiner Tosstorf. Editorial Base

Con el setenta y cinco aniversario de la fundación del POUM, aparecen editadas por primera vez en catalán una serie de escritos del historiador alemán Reiner Tosstorff sobre la historia del partido –sin duda, uno de los mayores especialistas en el tema–. Tosstorff es autor de la historia más completa del POUM hasta hoy, editado en alemán en 1987.
Escrito con clara simpatía por su sujeto, pero con el mayor rigor documental, el libro contextualiza el papel del POUM durante la revolución de 1936-1937. Examina el papel de Andreu Nin, la política del partido en relación con la colectivización, la cuestión militar y la construcción de una nueva Internacional. Un capítulo final comenta las nuevas investigaciones sobre la persecución del partido y la intervención de Moscú contra el proceso revolucionario.
Con la ausencia de Maurín, atrapado en la zona fascista a principios de la guerra, Nin se convirtió en el líder del POUM. Fue un liderazgo complicado tanto por la situación difícil en que se encontró su partido como por la falta de confianza hacia él por parte de la exmilitancia bloquista (del BOC).
El POUM estuvo a favor de la colectivización, pero a condición de que ésta fuera aceptada democráticamente por las bases y que se superara el “capitalismo sindical” –las empresas colectivizadas tratadas como la “propiedad” particular de cada grupo de trabajadores–. En lugar de competir entre sí, las colectivizaciones, según el POUM, tenían que se ser parte de una economía socialista planificada.
El POUM, en contra de lo que a veces se dice, no se opuso a la creación de un ejército centralizado. Lo que sí defendía fue el mantenimiento del espíritu democrático y revolucionario de las milicias: su modelo fue el ejército rojo de los primeros años después de la revolución rusa. Sin embargo, tal modelo solo hubiera sido posible con la creación de un nuevo poder revolucionario.
El POUM participó en la agrupación internacional conocida como el ‘Burro de Londres’. No obstante, en contraste con algunos de los partidos que participaron, el POUM se opuso siempre al frentepopulismo y defendió que la creación de una nueva internacional revolucionara solamente sería posible a partir de la existencia de organizaciones con una base real entre las masas.
En los años recientes han aumentado las obras de corte académico que no solamente defienden la política del frente popular como la única posible, sino que justifican, de una u otra manera, la política y actuación del estalinismo. El libro de Tosstorff termina con una crítica muy precisa a este nuevo revisionismo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada